Después olvidaran nuestros nombres

Esta es la historia de Raúl Chicaiza, un exsargento de Inteligencia ecuatoriano, apodado el Ratón, y su novelesco periplo para perseguir, espiar y finalmente organizar el secuestro del político opositor, Fernando Balda, en Bogotá, Colombia, el 13 de agosto del 2012. El llamado Caso Balda significó el destape, juzgamiento y condena de un sistema de espionaje estatal y paraestatal puesto al servicio de los caprichos de un caudillo, de un partido político y de un sistema delincuencia de corrupción. Es apenas, con toda su carga de dramática gravedad, la punta del iceberg de decenas de operativos que fueron fraguados por el poder que gobernó al Ecuador entre el 2007 y 2017, para espiar, perseguir y violar los derechos humanos y ciudadanos de decenas de blancos políticos, disidentes, periodistas, y de todo aquel que se opusiera a un régimen autoritatio y corrupto.

Después olvidaran nuestros nombres

$22,00Precio